Seleccionar página

 

Si hay un elemento capaz de alegrar más una celebración con niños ese es el chocolate. Ese pequeño placer dulce que hace que todos se sientan especiales, que proporciona momentos de felicidad interminable y que deja un agradable sabor de boca, no puede faltar en un día importante para nuestros hijos como es la primera comunión.

Existen muchas opciones para incluir este dulce manjar en el menú con el que celebrar ese evento tan especial, a continuación, te damos algunas ideas para que puedas elegir la que te resulte más interesante:

  • Un delicioso pastel de chocolate. El clásico pastel de chocolate no defrauda a nadie. Para los conservadores que no quieran arriesgar, una apuesta segura para incluir esta pequeña delicia en la comunión de los niños es un rico pastel de chocolate. Hoy día se hacen pasteles con decoraciones personalizadas, lo que hace la celebración mucho más especial.
  • Piruletas de chocolate. Esta es una forma divertida y sorprendente de tener el chocolate en la celebración de la comunión. Se pueden hacer de muchas formas, de estrella, circulares, etc., se pueden adornar con un sinfín de elementos diversos, lo que hace posible disponer de un dulce vistoso que dejará a todos los invitados sorprendidos.
  • Fruta y chocolate, la combinación perfecta. Incluir en el menú un postre donde se sirva un cuenco con una brocheta de frutas es una forma de dar a cada invitado su propia fondue de chocolate. Delicioso y refrescante, una apuesta que nunca defrauda.

El chocolate es una materia muy versátil que hace posible disponer de muy diversas creaciones con las que sorprender a todos los invitados. Ese punto dulce que toda comunión necesita presentado de formas originales, para que todos los asistentes acaben con un dulce sabor de boca.